© 2018

ARCHIVO USTED

NO ESTÁ AQUÍ

RED

GAALogo.png
MAPA SONORO
DEL BARRIO YUNGAY

Desarrollado en el Taller Construcción de Mapa sonoro del Barrio Yungay, durante el mes de junio de 2019 en el Museo del Sonido, e impartido por Georgina Canifrú.

 
Co-autoras/es: Sara Granados, Karen Bascuñán, Myriam Pozo, Pedro Ojeda.

SE RECOMIENDA VISUALIZAR EL MAPA EN COMPUTADOR

MAPAS SENSIBLES
Junto a las grabaciones de campo realizadas en el Barrio Yungay, surgieron otras cartografías, a raíz de la experiencia de escucha en terreno.

Myriam Pozo 

Para construir mi mapa personal visualicé las ondas sonoras de los seis audios grabados en la jornada del sábado 22 en el Barrio Yungay; las posicioné una tras otra, contenidas en un círculo. Quise representar mi experiencia al participar en el taller de esta forma ya que, al caminar de un lugar a otro y captar momentos fugaces como si estuviera encerrándolos en cápsulas, me parecía que iba coleccionando instantes y formando un todo único y particular que solo se podía generar en el día, hora y localización geográfica en que cada sonido era grabado, sin que existiera la posibilidad de replicar los sonidos presentes en otra ocasión. Es una colección de instantes que constituye una imagen en los recuerdos, con las pinceladas y colores que la interpretación individual genera, y que puede ser preservada, analizada y visitada de nuevo.

Sara Granados

Inicias con todas las ganas, ilusionas con grabar aves, ladridos de perros, niños gritando, bocinas, pisadas en el asfalto, hojas secas, ramas que se quiebran con el viento, portazos, gentes hablando en otros idiomas, y sin embargo te encuentras atada a mil objetos, con una mano tienes la grabadora, en la otra la libretica con los apuntes, y en un bolsillo el celular por si hay alguna foto interesante y para pillar la direcciones, además es invierno entonces la bufanda se enreda en los audífonos y en los bolsillos donde está el celular también están los guantes. Un momento. Todo se detiene, enciendes la grabadora, y todos los sonidos vienen hacia ti, y todo toma un orden, capas y capas de ruidos, se mezclan y a la vez ordenan mientras tu miras las calles y sus formas y sus personajes. Quieres captarlo todo, pero a la vez todo es una enorme masa de elementos, cómo filtrar? Cómo elegir? Cómo saber que realmente es una pieza del paisaje y no un evento extraordinario? Lo cual también valdría la pena registrar. Y así a medida que avanzas empiezas a correr velos, capas livianas de sonido que se abren a medida que caminas, como si entraras entre las hojas de la selva, o una cortina de mostacillas. Así el paisaje sonoro empieza a develarse, y ya no cuesta grabar y llevar registro, vas encontrando tu ritmo, empiezas a fusionarte a una tocata mayor, y quisieras que la jornada nunca termine.

Pedro Ojeda

Me pareció interesante dibujar el mapa sobre un vidrio de museo porque es un material transparente en el cuál se puede ver el entorno además de lo que uno pueda dibujar sobre él. Esto se asemeja a lo que ocurre cuando uno ve un mapa, en donde existen muchas opciones para elegir algún trazado o ruta. 

Karen Bascuñán

Audio como parte de proceso de construcción de mapa sensible.

TEXTOS RESULTANTES

DEL TALLER

Textos - historias y reflexiones surgidas luego de los recorridos realizados por el Barrio Yungay. 

Por Myriam Pozo 

Con el objetivo de grabar una amplia variedad de sonidos, decidí detenerme afuera de locales comerciales para intentar captar tanto los sonidos de los buses, autos y transeúntes, como también algunos de los sonidos que se generaran dentro de los negocios, ya que eso me permitiría captar el ambiente propio del negocio o posibles fragmentos de conversaciones que ocurrieran allí.

 

Caminando y deteniéndome en diversos negocios del Barrio Yungay, tuve una especie de viaje sonoro futbolístico, ya que yendo de un negocio a otro, me encontraba con el relato futbolístico del partido de esa jornada de la Copa América en diferentes momentos de su desarrollo o bien con personas manteniendo conversaciones sobre el progreso o resultado del mismo.

 

Tanto en este como en el posterior recorrido, pude apreciar sutiles cambios en el paisaje al ir avanzando por diversas cuadras, por lo que captar estos sonidos fue una experiencia enriquecedora y me dio un mayor conocimiento de este barrio patrimonial. 

 

Algo que me resultó muy interesante de explorar fue el cambio en el ambiente que se pudiera reflejar en el paisaje sonoro al recorrer varias cuadras de la misma calle, yendo desde un lugar no tan concurrido hasta uno con mayor cantidad de tránsito.

 

Para esto, caminé desde Matucana con Agustinas hasta Matucana con Alameda, pudiendo apreciar como en las grabaciones se plasmaba una mayor cantidad de conversaciones y sonidos al ir acercándome a Alameda.

 

Al caminar pude darme cuenta de que en el Barrio Yungay hay una gran variedad de atmósferas, sonidos, algunos lugares donde hay prolongados momentos de silencio, muchas veces interrumpidos por autos o buses solamente, como otros donde las conversaciones son constantes y el paisaje se torna lleno de movimiento.

ORGS

 

Por Sara Granados

 

Sábado 22/06.

Tarde nublada.

Por Herrera – Entre Portales y Maipú

Herrera - Norte. Entre Maipú y Portales.

- Hola, qué estai haciendo? Estai grabando? No puede ser que seas lo que necesito!… No me grabí si?

 

Una mujer de mediana edad acaba de abrir la puerta de su casa sobre Herrera llegando a Portales, hacia el oriente. Es la única calle en la que he escuchado pájaros, por lo que estoy atenta a captarlos con mi grabadora. Sorprendida y maniada intento detener la grabación, aun no conozco los códigos y pienso que no es ético grabar a alguien sin su autorización.

No te estoy grabando, grabo la calle, sus sonidos.

- Ah pero entonces si me estai grabando.

No, mira te explico, cuando este botón rojo titila es porque está captando los sonidos, cuando es una luz roja continua es que está grabando.

- A ver yo escucho, cachai que me estai grabando?. No me grabí por fa. 

No.

- Ya, tu me contai pa que estai haciendo eso y yo te cuento mi asunto. 

- Es que aquí cerca es el Museo del Sonido y estamos armando un mapa sonoro del barrio Yungay, si ves hacia allá verás a mi compañera de taller. 

- Ah o sea que tu no estai grabando nada así, cómo te explico, como paranormal.

- Paranormal?

 

Repito la palabra un par de veces, nunca hubiera pensado eso, aunque visto desde afuera, ver a alguien con una tascam elevada a los aires debe parecer un cazafantasmas. 

No, no es nada paranormal, grabamos la calle, los pajaritos, la gente, los autos.

- Ah ya cacho, entonces no podi ayudarme, resulta que esta es la casa de mi mamá y la semana pasada estabamo ahí todos y yo me puse a grabar con el celular, una tontera, pero cuando miré los videos, cachai que salieron como unas líneas! Como unos aros de luz, y yo me asusté entera, así que esta mañana fui a la Biblioteca nacional a leer y resulta que son “orgs” (sic).

Orgs?.

- Si, orgs, seres, la weá es que pensé que tu me podai ayudar con ese aparato, pero ya cacho que no, así que bueno, me entro ya, chau!.

 

 

Lucrecia Valdés 325. 

​Museo del Sonido.

Por Sara Granados

Sábado 22/06.

Tarde nublada, seca. 

Unas pisadas me indican que alguien se acerca, luego un portazo de madera a mis espaldas y una pareja que despide a una mujer. En la acera opuesta dos hombres con traje y máscara hacen trabajos de soldadura en lo que parece ser una reja. Las chispas iluminan el asfalto y emiten un sonido metálico, chhhhh chh chhh, en dirección contraria vienen un señor de cierta edad y un joven, conversan con cierta euforia, al acercarse a los soldadores empiezan a adivinar quién se enconde detrás de las máscaras, será el Hugo? No, parece ser el Felipe. Ah pero si es el Daniel, cómo estai? Y mientras tanto una música soul subyace a la escena, una percusión propone una melodía, y una voz de mujer la sigue. No hay sonidos de hojas, ni de palomas, sólo lo humano en una tarde de descanso.

Por Pedro Ojeda

 

Mi experiencia fue muy valiosa ya que me sirvió para comenzar a entender cómo funciona el arte sonoro. Un aspecto que me llamó la atención fue la relación directa de los sonidos con lo meditativo. Cuando uno comienza simplemente a escuchar los sonidos de un lugar, se adentra en un nuevo mundo. Muchas veces uno no sabe a qué corresponden cada uno de ellos y es ahí donde la imaginación y lo meditativo hacen su trabajo, ya que se debe poner mucha atención en el presente para poder analizar cada detalle que aparece en la escucha.

También pude darme cuenta que el ejercicio de ir a ciertos lugares para obtener los sonidos se asemeja mucho a sacar una fotografía de un lugar (hospital, museo, liceo o parque). Los objetivos son los mismos en ambos casos: obtener algo  (sonido o imagen) que represente y sea propio de ese lugar, pero en lo auditivo esto adquiere quizás un nuevo sentido ya que en la actualidad estamos mucho más acostumbrados a lo visual y lo auditivo muchas veces queda relegado a un segundo plano. 

Este barrio tiene una gran historia al ser uno de los más antiguos de Santiago, sin embargo se ha ido actualizando conforme a los nuevos tiempos. Es posible ir al Hospital San Juan de Dios y escuchar a personas afuera hablando sobre el estado de algún familiar, o también a los vendedores de comida que aprovechan los tiempos de espera de la gente. También es posible darse cuenta de la gran cantidad de inmigrantes que son parte de este barrio en la actualidad. Al recorrer cualquier galería en la Alameda, se puede oír música caribeña, como también el acento de su lengua. Algunos no hablan el español y otros son de países asiáticos, lo cual da cuenta de la transformación que ha ido experimentando nuestro país y tomar conciencia de este nuevo Chile tan distinto al de siglos atrás.

Al escuchar los audios grabados durante el recorrido, me doy cuenta cómo hay cosas que siguen siendo como antes y otras que no, que cambian debido al transcurso del tiempo que trae nuevos ruidos y complejizan la situación, en este caso el sonido del lugar. Esto no es una crítica, sino un elemento extra que se puede incluir como parte de nuestra memoria auditiva que a su vez forma parte de nuestra memoria global. Tal es el caso cuando grabé una conversación entre un hombre y una mujer en el Hospital San Juan de Dios que hablaban sobre un familiar enfermo. Esta conversación podría haberse dado en otros tiempos también, pero hay situaciones que uno puede reconocer como propias del presente como el paso de buses de la locomoción colectiva o de motos a una rápida velocidad y que a su vez emite ruidos de alto rango. Esto me hace pensar en lo incómodo que serían estos nuevos ruidos para una persona de edad, que vivió en el barrio en la antigüedad, sin embargo, las personas nos acostumbramos a los avances y hoy en día esto es algo muy normal para nosotros. 

PAISAJES SONOROS

DEL BARRIO YUNGAY

Grabaciones en calles, pasajes, instituciones estatales, independientes, museos y centros culturales.

CO-AUTORAS/ES

MYRIAM POZO PAVEZ

Se desempeña como traductora. Ha cursado estudios de Licenciatura en Lengua y Literatura Inglesas en la Universidad de Chile.

SARA GRANADOS

 

Ecóloga y activista, con amplia experiencia en sostenibilidad de sistemas alimentarios en América Latina. Su práctica se enfoca en esquemas de acción colectiva y gobernanza del espacio público, la biodiversidad, la ciudad, y las relaciones / tensiones entre sociedad y naturaleza. Es seguidora de los movimientos de geopoética, pensamiento presocrático y precolombino.

PEDRO OJEDA

35 años, Ingeniero en Administración de Empresas con estudios en Licenciatura en Curaduría en Artes en Buenos Aires. 

KAREN BASCUÑÁN

Investigadora y gestora de memorias y DDHH.

ORGANIZA